El odontólogo que ha subido más de 20 cumbres

Carlos Cardemil desde muy joven comenzó a practicar deportes acuáticos. Los años lo fueron ligando al kayak, pero hace tres años, su hermano Andrés viajó a Bolivia y volvió con una nueva aventura para Carlos: el montañismo.

“Mi hermano fue a Bolivia y subió una montaña muy grande en 2015 y cuando volvió me dijo ‘hermano subí una montaña y la experiencia es maravillosa, quiero subir acá el volcán Isluga, ¿me acompañas?’, y a mí que me gusta la aventura, dije vamos a ver qué tal”, recordó Cardemil.

De ahí en más terminó apasionándose con el alpinismo y los maravillosos paisajes que se ven a más de 6.000 metros de altura. En tres años suma más de 20 ascensos a volcanes y montes del país y del extranjero. Cardemil dice que este, al igual que otros deportes extremos, hay que enfrentarlos como tal y para eso ha tomado diversos cursos de montañismo y progresión glaciar (para saber cómo moverse de forma segura en zonas de nieve y hielo). “Me di cuenta que es muy similar al mar, es muy bonito, pero hay que hacerlo con cuidado y respeto, porque al igual que los deportes marinos si uno no se fija bien en lo que pasa puede terminar en una fatalidad”, advirtió el montañista.

 

“Cuando subí el Isluga fue como abrir los ojos, lo encontré maravillo, increíble y dije ‘cómo no haber hecho esto antes”, Carlos Cardemil.

La última hazaña que se propuso Cardemil fue completar los últimos dos volcanes de más de 6.000 metros que rodean el lago Chungará, el Guallatiri y el Acotango, pero debido a las fuertes condiciones meteorológicas, solo lograron subir al primero.

El alpinista fue acompañado por el presidente y un miembro del Club de Montañismo Esmeralda, de Iquique, y recuerda que tuvieron que dejar la camioneta a 15 kilómetros de los pies del volcán y desde ahí comenzar el ascenso. “Sabíamos que habría nieve, pero no teníamos antecedentes de que habría tanta”, precisó Cardemil.

El termómetro marcaba -8°C a los pies del Guallatiri, cerca de las 21:20 horas del jueves 21 de junio, cuando comenzaron el ascenso , pero luego vendrían las complicaciones de la expedición. “Hay que cuidar la alimentación porque lo que comes afecta cuando estás en altura”, comentó. A eso de las cinco de la tarde del día siguiente, Cardemil y sus acompañantes lograron tocar la cima del majestuoso gigante nortino, donde la temperatura había descendido por sobre los 15°C.

Luego de apreciar el paisaje y tomar fotografías, había que bajar los 6.017 metros. Luego de siete horas habían llegado, nuevamente, a los pies del volcán. Pero todavía faltaba la travesía por el valle nevado que los llevaría de regreso al campamento donde tenían la camioneta. Después de 33 horas, los tres alpinistas llegarían a las 5:20 de la madrugada del día sábado, para emprender rumbo a su natal Iquique.

Cardemil, además de ser un activo aficionado por la montaña, es odontólogo, esposo y padre de cuatro niños. Al principio, sus hijos y su mujer Patricia no estaban muy seguros de su pasatiempo. “Mi esposa me dice que me cuide, que tenga cuidado, que piense en la familia. Y mis hijos me dicen ‘pucha papá cuídate’, al principio les daba un poco más de miedo, nervio. Pero ellos saben y entienden perfectamente que yo me cuido y tomo todas las precauciones que puedo”, comentó Cardemil.

Hay una cosa que el odontólogo aprendió con el alpinismo, según explica. “Cuando vuelves, valoras mucho más las cosas, como dormir en tu casa, tomarse una taza de té. Todo se disfruta más”, cerró Cardemil.

“Además de mi formación de pregrado en Valparaíso, he cursado un magister en educación en Iquique y la especialidad de implantología en Concepción, en ambos estudios de postgrado la planificación es clave para un buen resultado, este punto me ha ayudado mucho en el montañismo, en este deporte el hacer una planificación detallista de lo que puede ocurrir y tener diseñados previamente planes alternativos ha sido clave en la organización de las expediciones a la montaña de manera exitosa, la búsqueda de bibliografía e información previa a la expedición ayudan de gran manera a reducir los riesgos y poder tomar decisiones con la mayor cantidad de antecedentes, poder prever distintos escenarios. Es la herramienta más importante que he aprendido en odontología y ha sido clave en mi desarrollo como montañista”.

Publicado originalmente en La estrella de Iquique,  por: Vladimir M. Hashing

linea

Toda la Información Odontológica en:

webdental.cl

Si tienes Facebook, únete a nuestra Comunidad de Odontologia
http://facebook.com/webdentalchile

En Twitter:

Si deseas Recibir Nuestros Contenidos en tu correo electrónico, Déjanos tu mail en el siguiente Formulario Online (clic aqui)

Recibe una Notificación en tu Mail, cada vez que publiquemos un artículo en nuestro Blog, Inscríbete en el siguiente Formulario (clic aqui)

Únete a

linea
Ahora Disponible para Android en Google Play

Google-play
Link: http://bit.ly/webdental-App