Dra. Nora Chaves Quirós: Una odontóloga solidaria y humanista

Ex Presidenta (2008-2011) del Colegio de Cirujanos Dentistas de Costa Rica (CCDCR), la Dra. Nora Chaves Quirós ha obtenido reconocimientos a su larga carrera de CCDCR, FOCAP o FOLA, que le otorgó el Premio al Odontólogo Latinoamericano 2005. A sus 67 años, continúa trabajando infatigablemente en programas del CCDCR como la Comisión para la Promoción, Protección y Atención de la Salud Bucodental de los grupos de población más vulnerables. Participa activamente también en «60 y más», iniciativa creada durante su presidencia para fomentar el envejecimiento activo de los colegiados, que atiende a necesitados y ha sido respaldada por la Federación Dental Internacional (FDI). Página web: www.colegiodentistas.org.

La doctora Chaves ha sido directora durante 25 años (1979 -2004) del Programa Interdisciplinario de Atención Primaria para la Salud Oral de la Universidad de Costa Rica-Comunidad de Palmares, donde implantó un modelo a seguir que resume los ideales de una visión solidaria y humanista.
En su clínica privada en Palmares, tres tardes a la semana realiza tratamientos enfocados en la prevención de la enfermedad y en direccionar a sus pacientes para que dediquen el tiempo adecuado a su autocuidado dental.
Además, participa en una iniciativa de educación lúdica de la niñez que presenta obras de teatro con titiriteros, programa que lleva más de seis años recorriendo Costa Rica y educando con el mejor método posible: provocar sonrisas infantiles.

¿Cómo fue su infancia?
Crecí en el campo, en el cantón Palmares, provincia de Alajuela, Costa Rica. Mi papá se dedicó a educar a los trabajadores agrícolas del campo palmareño a sembrar, cosechar, producir y organizarse comunalmente en cooperativas.
Mi mamá se realizó en educar a la mujer palmareña como una excelente ama de casa: sembrar, producir y consumir alimentos saludables, hacer los quehaceres del hogar correctamente, atender a los hijos en cuanto amamantamiento, salud. Toda una odisea en el año de 1949, y hasta los años 70. Hoy, a sus 90 años, continúa alentando y aconsejando a las madres que la visitan sobre la lactancia y el cuidado del niño sano. Surcando el valle de Palmares, mis padres llegaron a todos los hogares por los caminos empedrados y de barro que existían allá por los años 50, trabajo que desarrollaban para el Ministerio de Agricultura.
Fueron dueños también de una finca cafetalera y, mucho después, papá pasó a trabajar en empresa privada propia, siempre en agricultura, y mamá como profesora de educación para el hogar en secundaria y educación superior, donde formaba maestros.
Mis padres siempre fueron personas proactivas. Líderes comunitarios en desarrollo humano y mucho más.
De ellos aprendimos todo. Pasamos nuestras vidas en aprender día a día a ser personas de trabajo, a realizar labores del hogar y a la recolección del café. Aprendí a manejar vehículo a los 17 años para ayudar cuando no había chofer para menesteres como el transporte del café, medir las cajuelas (unidad de medida del café en Costa Rica) e ir a dejar el beneficio (grano seco con cascarilla), siempre junto a mi abuelo Juan.
Hasta que ingresé a la universidad y mis vacaciones se mezclaron con campos de trabajo para complementar los estudios.
Ahora soy una mujer realizada, con una vida matrimonial de 41 años. Mi esposo Joaquín me permitió realizarme como profesional. Tuvimos tres hijos maravillosos y tres bellos nietos por ahora: Marcelo, Tomás y Lucía.

¿Dónde estudió?
Estudié primaria y secundaria en Escuela y Colegio de Palmares y luego en la Universidad de Costa Rica, donde obtuve Licenciatura con título de Cirujano Dental. Con mi formación humanista de hogar y formal, me propuse ser una Profesional de Cambio y llegar con mi quehacer a ser participativa, comprometida y tratar de conseguir que las gentes no enfermen.

¿Cuál fue su primer trabajo?
Como odontóloga del Servicio Social Zona Sur de Costa Rica, en cantón de Corredores, en la provincia de Puntarenas, en 1975. Después, de 1977-1978, fui odontóloga del Ministerio de Salud. De 1978 a 2004 ingresé a trabajar para la Universidad de Costa Rica en el Programa de Atención Primaria en Salud Bucodental, en Programas Comunitarios de Promoción, Atención e Investigación en Salud Bucodental de la niñez preescolar, escolar y en adolescentes. En madres
en estado de embarazo y en el binomio madre e hijo «Centinelas de la Salud», de UCR, en la Comunidad de Palmares.

¿Cuál es su rutina diaria?
Ahora, como pensionada de mi trabajo universitario, dedico las mañanas a mi persona para mejorar mi calidad de vida. Participo en la Comisión Pro Plan Nacional de Política Pública del CCDCR elaborando programas junto al equipo de trabajo con mis mejores amigos de universidad y de trabajo para consolidar una Educación Permanente para los agremiados.
Entre muchos proyectos, ya tenemos listo el programa virtual PROSOPAM para Odontólogos Generales Amigos del Adulto Mayor, un Congreso Inter-Facultades y soporte para los proyectos del grupo de «60 y más» del CCDCR.

«Si mi memoria no me falla, logré diagnosticar cinco casos de linfoma: un niño de siete años durante mi servicio social en 1975, dos adolescentes y dos personas adultas. Y tres casos de cáncer oral tempranamente.
«El caso del niño con linfoma es una bella historia. La madre me lo entregó para ver qué podía hacer por el niño que me llevó a la consulta. Lo traje desde Corredores, población de mi Servicio Social en la frontera Sur, hasta el Hospital Nacional de Niños en San José, para internarlo. El niño fue hospitalizado y vivió con mis padres por más de seis meses de tratamiento hasta que sanó».

 

 

 

¿Cómo definiría su personalidad?
Proactiva, trabajadora, comprometida, amigable, sincera y muy amorosa.

¿Algún momento clave profesionalmente?
Mi Servicio Social me llevó a entender que las personas necesitan ser educadas y concientizadas para lograr cambios.

¿Quiénes le han influenciado?
Mis padres, profesores de primaria, secundarias y universitario. Mi tía, la Dra. Lucina Chaverri, fallecida a sus 88 años, primera dentista en mi familia y esposa de mi tío Fabio. De Facultad, entre muchos otros, los doctores Ramón García Valverde, José Rafael Garita, Ronnie Hirsch, Alvaro Tormo, Enrique Valverde, William Brenes, Gina Murillo, Patricia Montero, Sylvia Gudiño, Flor Campos, Juan Guillermo Ortiz, del Hospital sin Paredes.

¿Cuáles son las características de un líder?
Trabajo, identidad, humildad, amor, beneficiar a los demás, aprender de los demás, compartir conocimientos y dar oportunidad a otros.

¿Le gustan los retos?
Sí, y aprendí a tenerlos y terminarlos, gracias a un mantel que mi mamá me obligó a terminar de bordar en los años de adolescencia.

¿Qué aprecia en un colega?
Su nobleza, ética, sinceridad, que no engañe a los pacientes, que se identifique con el gremio, que comparta el conocimiento, que sin egoísmo esté al servicio de los demás.

¿Qué tipo de tratamientos prefiere?
Me encanta que la gente no enferme: mantener bocas sanas.

¿Qué es lo que más le gusta de esta profesión?
Enseñar con calidad humana que, si uno se cuida, permanece sano.

¿Cuáles son sus valores como odontóloga?
Responsabilidad, honestidad, sinceridad, humildad, trabajo. Ofrecer lo mejor, dar hasta donde sé, buscar la solución con especialistas si es necesario y traer hasta mi clínica el servicio que necesiten.

¿Continúa actualizándose?
Sí, porque amo lo que hago y, aunque ya soy grande, espero novedades y saberlas para así estar actualizada y recomendar a mis pacientes.

¿Qué ven los pacientes en su clínica?
El cariño con el que los recibo para mejorar o cuidar su salud. Y que los atiendo para mejorar y preservar, nunca para enriquecerme.

¿Qué le atrae de un rostro?
Los dientes y los ojos.

¿Prefiere la odontología tradicional o la digital?
Tradicional.

¿Le gusta trabajar en equipo?
Me encanta.

¿Cuál es el futuro de la odontología?
¡La Promoción de la Salud!

¿Se considera una profesional de éxito?
Sí, porque aprendí integralmente a realizar todo tratamiento consensuada con la necesidad del paciente y a conservar las piezas dentales con los tratamientos adecuados y lo mejor terminados. Ser honesta me ha ayudado con la credibilidad
de mis paciente, a quienes conservo como familias desde 1976.

¿Qué libro recomendaría?
Me gusta leer y recomendaría «Manos a la Salud» (Julio González Molina) de OPS.

¿Cuál es su producto dental favorito?
Los sellantes, porque nos ayudan a prevenir las caries y alcanzar mejores índices de salud bucodental. Y las resinas, porque me dejan hacer arte y ver feliz a gente que creyó que no tenía cómo pagar otra oferta.

¿De qué está orgullosa?
De mi trabajo en UCR, de una niñez que sale de sexto grado sin historia de caries en mi comunidad de Palmares.

¿Qué quisiera alcanzar?
Seguir siendo una odontóloga feliz como PAM (Persona Adulta Mayor), hasta que me diga: «Nora, hasta aquí serás dentista», que será cuando deje mi clínica y me dedique a disfrutar más a mi familia, el cafetal, mi pueblo, mis
amigas y mi CCDCR.

linea

Toda la Información Odontológica en:

webdental_SMALL

Si tienes Facebook, únete a nuestra Comunidad de Odontologia
http://facebook.com/webdentalchile

En Twitter:

Si deseas Recibir Nuestros Contenidos en tu correo electrónico, Déjanos tu mail en el siguiente Formulario Online (clic aqui)

Recibe una Notificación en tu Mail, cada vez que publiquemos un artículo en nuestro Blog, Inscríbete en el siguiente Formulario (clic aqui)

Únete a

linea
Ahora Disponible para Android en Google Play

Google-play
Link: http://bit.ly/webdental-App